05 abril 2018

MANTENIMIENTO PREVENTIVO DE EMISORES DE RIEGO

Hoy en día se tiende a implementar cada vez más el sistema de riego localizado en nuestros suelos agrícolas. Estos sistemas necesitan un tratamiento preventivo que ayude a evitar obturaciones en los mismos ya que una mala distribución de los riegos puede suponer a corto/medio plazo una bajada de producción de la finca.
Lo primero que debemos tener en cuenta ante un atasco es diferenciar el posible origen de la obstrucción de nuestro emisor. Esta obstrucción puede ser debida a diferentes causas; físicas, químicas y biológicas. Cada tipo tiene un tratamiento específico.
En segundo lugar, debemos saber que existen dos tipos de mantenimiento:

-               Preventivo: evita que las obstrucciones taponen los emisores del sistema de irrigación.
-               Correctivo: elimina la obstrucción que ha causado el taponamiento del emisor.

En este artículo solo nos centraremos en el programa de mantenimiento preventivo respecto al correctivo.
Un programa de mantenimiento preventivo es el más efectivo y la solución más práctica y económica para mantener el sistema en buenas condiciones de trabajo.

Programa de mantenimiento
Un mantenimiento constante de todo el sistema de riego, nos permitirá evitar posibles inconvenientes o descubrirlos antes de que causen serios problemas.

-Para evitar obturaciones físicas se recomienda controlar:

1. Medidor/es de agua: lecturas periódicas de los medidores revelan problemas en el sistema y suministran una comprobación del total de riego. Revisar periódicamente los datos que nos suministran los caudalímetros y los manómetros de nuestra instalación.

2. Equipo de filtrado: inspecciones periódicas del lavado automático o manual; inspección de los elementos de filtrado (discos, arena y mallas) para determinar el grado de filtración y limpieza; servicios de acuerdo a las recomendaciones del fabricante; verificar presiones en la entrada y salida de los filtros, el registro de las diferencias de presión a través de la unidad contribuye a detectar cualquier disminución gradual en el caudal de los filtros.

3. Control de presiones: los controles periódicos de las presiones en el sistema ayudan a descubrir disparidades en la uniformidad del riego en cada sección.


-Para evitar obturaciones químicas se recomienda controlar:

1. Sistema inyector de fertilizantes: diseño adecuado y una buena elección de la bomba inyectora para optimizar el rendimiento de la misma, hay que tener en cuenta la dosis de abono líquido a aplicar, el volumen (l/hora o l/m3) y la temperatura del agua.

2. Se deben revisar periódicamente la calibración de los inyectores, los niveles y el estado de los tanques para detectar posibles señales de contaminación, que evitaremos en gran medida si estos son lavados periódicamente con agua limpia.

3. Se debe realizar lavados del sistema general: el diseño hidráulico debe estar planificado para realizar el lavado de los laterales, para lo cual, la velocidad del agua al final de las líneas debe ser no menor a 0.4 metros por segundo.
Los lavados pueden ser automáticos o manuales, pero siempre por bloques para asegurarnos tener suficiente presión y estos deben terminar sólo cuando empieza a fluir agua limpia por los finales. Estos deben llevarse a cabo por lo menos una vez al año, dependiendo de la calidad del agua.
Al final de cada riego, debe evitarse dejar cargadas las tuberías recomendándose efectuar un breve lavado de las mismas sin inyectar fertilizante.

El uso de nuestros abonos líquidos para fertirrigación moderna, fabricados a la medida de su agua de riego, le garantiza la neutralización de los bicarbonatos presentes en dicha agua. Ya que a diferencia de otros métodos de fertilización las soluciones nutritivas de Gat Fertilíquidos ya vienen acidificadas en la cantidad exacta por lo que además se evita manipular y almacenar sustancias peligrosas para las que se necesitan equipamiento y homologaciones específicas.
Además, gracias al asesoramiento de nuestro equipo técnico profesional, usted podrá evitar posibles incompatibilidades que den como resultado precipitados insolubles.

Consulte con su delegado técnico de zona de Gat Fertilíquidos para adecuar la fertirrigación a sus necesidades reales, maximizar su producción y alargar la vida útil de su instalación de riego.

Jesús Márquez López
Ingeniero Técnico Agrícola
Delegado técnico comercial en Gat Fertiliquidos.

14 marzo 2018

LA UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA PREMIA UNA TESIS REALIZADA POR EL IFAPA EN COLABORACIÓN CON GAT FERTILÍQUIDOS


La Universidad de Córdoba ha reconocido con el premio extraordinario al Trabajo Fin de Máster ‘Utilidades y limitaciones del indicador Huella de Agua de Riego aplicado al cultivo de la fresa en el entorno del Parque nacional de Doñana’, del Máster Tecnología del Agua en Ingeniería Civil (2015/2016). Este trabajo ha sido desarrollado por el ingeniero Diego Orlando Tola Aguilar, bajo la dirección de los doctores David Lozano Pérez (Investigador del IFAPA-Junta de Andalucía) y María Fátima Moreno Pérez (profesora titular de la Universidad de Córdoba) y con la colaboración de la empresa Gat Fertilíquidos.

David Lozano (a la izquierda) recoge el premio

El trabajo se enmarca en un proyecto denominado ‘Itinerario de mejora de la productividad y sostenibilidad de los frutos rojos en la provincia de Huelva’ emprendido por el Sistema de Asistencia al Regante del IFAPA en el año 2011 y que este año acomete su octava campaña de ensayos. El responsable de este proyecto que contempla tanto I+D como Transferencia y Formación es el doctor ingeniero agrónomo Pedro Gavilán Zafra, que junto a los doctores David Lozano Pérez y Natividad Ruíz Baena han logrado numerosos hitos en el riego de los frutos rojos a lo largo de estos años. Entre las actividades de I+D asociadas a este Proyecto de IFAPA se encuentra una amplia red de ensayos de riego en parcelas comerciales de empresas productoras de frutos rojos. La temática de estos ensayos ha sido variada, pues se han abordado distintos aspectos del riego: cálculo de necesidades hídricas del cultivo en condiciones locales, optimización de la duración del pulso de riego, análisis del impacto de diferentes caudales de emisor en la producción y efectos de la fertilización líquida en la productividad y sostenibilidad del riego. En esta última línea de trabajo es donde Gat Fertilíquidos ha colaborado activamente.

De izquierda a derecha: David Lozano, Paco Molina y Natividad Ruiz

En la Tesis de Fin de Máster premiada por la Universidad de Córdoba se abordan las utilidades y limitaciones del indicador Huella de Agua del Riego (popularmente conocido como Huella Hídrica). Este indicador se define a partir del concepto de Agua Virtual y ha sido ampliamente utilizado en los últimos años. Un componente fundamental de este indicador es la Huella Gris, que cuantifica el impacto ambiental del fertirriego y, por tanto, ayuda a mejorar su eficiencia y sostenibilidad. En este sentido, este trabajo es pionero en realizar un balance cuantificado de la aportación y lixiviación de los nutrientes aplicados, de ahí el reconocimiento obtenido.

De izquierda a derecha: David Lozano, Pedro Gavilán y Natividad Ruiz

La aportación de Gat Fertilíquidos a este trabajo se ha basado tanto en la planificación del plan de fertilización aplicado a algunos de los ensayos de riego, como a la toma de muestras de agua de riego y de drenaje. En estas muestras se analizaron multitud de parámetros, realizando un exhaustivo análisis de nutrientes. Los resultados muestran que con la planificación de fertilización realizada por Gat Fertilíquidos y las recomendaciones de riego óptimo propuestas por el IFAPA, las dosis de fertilizantes nitrogenados aplicados se encuentran dentro del rango admitido en los reglamentos de producción integrada.

Por tanto, estos resultados confirman que es posible y recomendable un uso racional y sostenible de los recursos agua y nutrientes para garantizar producciones máximas.

Francisco Molina Acevedo
Dtor. Agronómico 
Gat Fertilíquidos

12 febrero 2018

El efecto de la salinidad en la producción de fresas.


¿Cómo afecta el aumento de la salinidad en la fertirrigación de las fresas? ¿En realidad disminuye tanto su producción?, ¿Cómo incide la salinidad en la calidad del fruto?, ¿mejora su conservación?

A todas estas preguntas son a las que ha buscado respuesta Gat Fertiliquídos de la mano de su director agronómico D. Francisco Molina en un estudio financiado por Gat Fertilíquidos y con la colaboración del equipo técnico de D. Pedro Gavilán del IFAPA que se ha llevado a cabo en un entorno controlado en condiciones de cultivo de una parcela de fresas en la provincia de Huelva, cuyo objetivo es intentar mejorar la calidad del fruto de fresa sin perjudicar la producción de la misma.



Este trabajo de investigación fue publicado en la prestigiosa revista Horticultura del grupo Interempresas, referente del sector agrícola, en enero del presente año. Si quieres conocer la evolución de los parámetros estudiados (volumen de producción, firmeza, grados brix, etc) y las conclusiones de este interesante estudio, haz clic en el siguiente enlace: