16 julio 2012

¿Cuál es el valor de la cáscara de ajo?


Vivimos hoy en un mundo que un artículo bien escrito y razonado vale la pena leerlo y no prestar atención a la “cáscara de ajo” (algo que como sabéis carece de valor) que al día siguiente cambia la realidad.
Cualquier intento de predecir que va a suceder cada día, semana, el próximo mes, no es más que una ilusión. Se trata de un nivel generalizado, pero en contraste con la tendencia a nivel privado puede demostrar lo contrario.
Gat siempre ha destacado por su capacidad de identificar las necesidades y la demanda de sus clientes. Se ha distinguido siempre por su capacidad de ajustar los recursos de la empresa a las tendencias futuras, identificando la tecnología que viene y la necesidad de la siguiente, sincronizando el carácter del comportamiento del sector, (siendo en algunos casos conservador y en otros anticuado), con los avances tecnológicos que en el resto del mundo está muy avanzado. Y lo más importante lo hace, sin atajos, sin perder la visión ni la forma, mientras se insiste en la correcta dirección y un funcionamiento óptimo.


Por favor, mira a tu alrededor, en casa, amigos y familiares, y observa cómo la crisis no es sólo crisis económica y moral, es también crisis de identidad. Piensa cómo España fue hace varios años y cómo está hoy en día,  el pueblo o el barrio de cada uno de nosotros. Mira la incapacidad de la mayoría de los que nos rodean para salvar su futuro y mira a Gat. “Mira cómo una empresa que cree en su camino hacia el éxito a pesar de las dificultades, continúa desarrollándose y evolucionando”.  

A pesar de vivir una crisis severa en los últimos años, en Gat hemos invertido cientos de miles de euros cada año en la mejora de su producción y logística.
La compañía continúa invirtiendo en estos días, sumas muy elevadas, para mejorar la calidad del producto y su disponibilidad para el cliente.
Es una empresa que invierte casi exclusivamente en la mejora de su relación con el cliente, la mejora de su imagen, creando una sociedad moderna, que toma las decisiones de marketing basadas en hechos y cifras respaldadas.
Antes, una crisis estallaba cada pocos años. Hoy en día tenemos una crisis cada semana. Antes las magnitudes de las crisis eran controlables, hoy todas las crisis llegan intensas. Por eso, tenemos que saber también, protegernos de los daños como consecuencia de la crisis y continuar al mismo tiempo luchando por la innovación y el crecimiento.
La manera correcta de mantener la empresa viva en estos días difíciles es ser fiel a su visión y a su camino. Sólo entonces, podremos hacer una política, que a veces no es la más cómoda y seguir promoviendo la empresa para llegar a un refugio seguro.


“Superar esta crisis es como un maratón. Gana quien tiene más aire y el más preparado”.

Doron Wax
Consejero Delegado
Grupo Gat

No hay comentarios:

Publicar un comentario