13 marzo 2013

La importancia de 'Calidad Certificada'



En nuestro día a día, vemos continuamente referencias a la calidad certificada, Normas ISO, etc., pero ¿qué son?,¿ para qué nos sirven al público en general?.

Las normas ISO nacen de la misma definición de calidad: “la Calidad es la satisfacción de las expectativas del cliente” (Armand V. Feigenbaum). Son, por decirlo de manera sencilla, una serie de requisitos que garantizan entre otras cosas la uniformidad de la producción y la continua mejora de los productos y servicios que ofrece la empresa.

¿Quién nos garantiza que lo que estamos consumiendo es realmente lo que nos dicen que es y cómo?. Para verificar que se cumplen los requisitos, existen unas entidades de certificación que auditan la implantación y aplicación, emitiendo un certificado de conformidad. Estas entidades están vigiladas por organismos nacionales que regulan su actividad.

Es noticia relativamente reciente el incidente con la carne de caballo en hamburguesas.
El problema no está en el tipo de carne en sí, al menos hasta que no se demuestre lo contrario, sino en el hecho de vender una composición como otra distinta (caballo por ternera), lo que de siempre se ha llamado "dar gato por liebre".

Podemos trasladar este ejemplo al sector en el que somos expertos y referentes, los fertilizantes líquidos. Un abono nitrogenado puede componerse de tres formas de nitrógeno (nítrica, amoniacal y ureica). Dependiendo de la composición que contenga, así se llevará a cabo la nutrición de la planta, es decir, no es lo mismo una solución compuesta sólo a base de urea, que otra que contenga las tres formas. Nitrógeno tienen ambas soluciones, eso es cierto, pero ni tienen las mismas propiedades ni cuestan lo mismo.

Volviendo al ejemplo de la carne cabría preguntarse, ¿por qué caballo por ternera? evidentemente la ternera tiene mejores propiedades organolépticas y nutricionales y por tanto es más cara. No tendría mucho sentido por parte del tramposo, sustituir una carne, una materia prima, por otra más cara, ¿verdad?. Este tipo de actuaciones, faltas de total claridad y de moral cuanto menos discutible, dañan no sólo a la empresa que perpetra el engaño, sino al sector al completo.

Ahí es dónde surge la necesidad de certificar, de garantizar al cliente que lo que está comprando es exactamente lo que viene en la etiqueta y que está pagando un precio justo por ese producto, ni más ni menos.

En GAT Fertilíquidos contamos con la certificacion de calidad  ISO 9001:2008, medioambiental ISO 14001:2004 y, además, desde 2010, somos la primera empresa del sector certificada para la producción y comercialización de fertilizantes según exige el R.D. 824/2005. Gracias a esto, puede tener la confianza de que superamos las exigencias de los estrictos controles de calidad de nuestros productos y que al contar con GAT Fertilíquidos como proveedor, usted mismo cumple con sus propias normas de calidad.

Equipo de Redacción
Gat Fertiliquidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario