25 enero 2016

A LA VANGUARDIA DEL CULTIVO DEL ALMENDRO

Está demostrado:
Con una fertirrigación bien manejada se obtiene una rentabilidad mucho mayor del almendro.
La fertirrigación cambia por completo las características del cultivo y sus exigencias. Se puede decir incluso que estamos ante un cultivo distinto y por tanto todas las técnicas del cultivo deben adaptarse a este cambio: marcos de plantación, poda, técnicas de cosecha, y por supuesto el abonado.



El principio fundamental en riego por goteo es aplicar continuamente junto con el agua de riego una solución nutritiva que aporte al árbol los nutrientes necesarios al ritmo que éste pueda aprovecharlos. Por tanto lo correcto es asegurar la presencia de los nutrientes en un equilibrio idóneo en cada gota de agua.

SOLUCIONES GAT FERTILÍQUIDOS PARA EL ALMENDRO INTENSIVO

El clima  determina la supervivencia del cultivo,  sobre todo las temperaturas durante la polinización, pero lo que realmente determina su productividad es la disponibilidad de agua y nutrientes.

En situaciones de estrés hídrico, el almendro explora grandes volúmenes de suelo con sus raíces, pero los frutos no se desarrollan lo suficiente.
El cultivo del almendro tradicionalmente en España ha sido realizado en condiciones de secano y malas condiciones medioambientales. Sin embargo en los últimos años ha cambiado a zonas más productivas y con agua de riego. Este cambio ha hecho que la productividad del cultivo en España aumente: de los tradicionales 150 kg/ha de almendra grano a 1.500 kg/ha.
En otras zonas del mundo, como California o Australia, este cultivo ha demostrado su extraordinario comportamiento en condiciones de regadío, llegando a producciones medias de más de 2.000 kg/ha de almendra pepita, con máximos de hasta 4.000 kg/ha.
Este máximo de producción se obtiene con dotaciones de riego muy elevadas: superiores a los 10.000 m3/ha y año. En España con dotaciones cercanas a los 3000-4.000 m3/ha el cultivo presenta una respuesta al riego sumamente satisfactoria, siempre que se aplique en el momento adecuado y de forma óptima.

  
Es interesante tener en cuenta las recomendaciones de riego basadas en las estaciones agroclimáticas de cada zona, y adicionalmente hacer un seguimiento de la humedad del suelo para calcular las necesidades de riego. En nuestra web www.gatfertiliquidos.com dentro de la sección "meteorología agronómica", en el apartado "pluviometría y ETo", usted puede acceder fácilmente a los datos de la red de estaciones de Andalucía y Extremadura actualizados en tiempo real.

PROGRAMACIÓN DE ABONADO: SISTEMA GAT "A MEDIDA" PARA EL ALMENDRO.

En el programa de abonado del almendro tendremos en cuenta:
  • El suelo: contenido de nutrientes pH, textura, etc.
  • El agua de riego: contenido de nutrientes, salinidad y contenido en bicarbonatos.
  • Estado nutritivo del cultivo: Lo conoceremos con los análisis foliares periódicos.
  • variedad-patrón, edad, marco de plantación, superficie cubierta, potencial de producción, extracciones, etapa fenológica para nutrir la cosecha del año y favorecer la formación de reservas.
  • Aportaciones del abonado.
La mejor manera de conocer todos estos factores es mediante sus respectivos análisis.
Confíe en nuestros técnicos especializados que le ayudarán a interpretar sus análisis y a elegir el equilibrio adecuado en cada momento.

Nutrientes:

Nitrógeno: el aplicado durante la fase de desarrollo (brotación-caida de hoja) estará disponible para la floración de la primavera siguiente. Puede aplicarse en forma de nitrato, amonio o urea según las circunstancias.
Fósforo: muy influido por el pH. En suelos básicos una vez aplicados pierden rápidamente su disponibilidad, por lo que es una ventaja aplicarlo continuamente en su forma más disponible. Nos ayuda a acidificar el agua de riego y evitar obturaciones de goteros.
Potasio: es el elemento que más influye en la calidad de la almendra, y puede perder disponibilidad  en suelos muy arcillosos.
Calcio y magnesio: de aplicación obligada en suelos ácidos y cuando el agua de riego no presenta niveles suficientes.
Boro: de gran importancia en los procesos de polinización, fecundación y cuajado.
Microelementos: suelen presentarse carencias en suelos calcáreos con pH alto.

Familias de abonos recomendadas:

El almendro es, en líneas generales, moderadamente tolerante a la salinidad, por lo que se podrán usar abonos fabricados en base a cloruro de potasio, salvo en los casos en que exista peligro de salinidad
  • Familia TovGat fabricada en base a cloruro potásico.
  • Familia MasterGat y SuperGat fabricados con nitrato (en los casos en los que pueda haber riesgo de salinidad.)
Las extracciones medias de nutrientes de un almendro por tonelada de cosecha bruta:
  • 10-20 kg de N
  • 1,5-2,5 kg de P2O5
  • 13-15 kg de K2O
  • 1,5-2,5 kg de CaO
  • 0,8-1 kg de MgO
Por tanto un programa de abonado tipo, ajustable a cada plantación, contaría con los siguientes equilibrios N:P:K:

  • ene-feb           2 : 2 : 1
  • mar-abr          1,1 : 0,3 : 1
  • may-jul          0,3 : 0,3 : 1
  • ago                  0,8 : 0,2 : 1
  • sep-oct           1,1 : 0,8 : 1

En Gat le ofrecemos soluciones prácticas y “a medida” con nuestro sistema basado en una amplia experiencia internacional en el cultivo del almendro. 

SISTEMA GAT DE FERTIRRIGACIÓN.

Nuestro sistema de soluciones “A su medida” para fertirrigación del almendro, está totalmente adaptado a sus necesidades: marco de plantación, variedad, propiedades de su suelo, agua de riego disponible y producción esperada.

Con los abonos líquidos Gat, diseñados con la ayuda de nuestros asesores técnicos, usted se asegura:
  • De dar al almendro lo que necesita en cada etapa fenológica,
  • al ritmo al que la planta puede absorberlo.
  • Localizar los nutrientes allí donde se encuentran las raíces activas
  • Aumentar la disponibilidad de los nutrientes.
  • Evitar derroches, excesos y carencias, tan limitantes en este cultivo.

Dpto. Agronómico
Gat Fertiliquidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario