18 abril 2016

LA FERTIRRIGACION EN EL CULTIVO DE ARÁNDANOS

Recientemente tuvo lugar en Moguer unas jornadas organizadas por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Andalucía occidental sobre un cultivo que emerge con fuerza: El arándano.
Gat Fertilíquidos asistió a estas jornadas aportando la visión técnica agronómica, como expertos en fertirrigación, que tan buenos resultados les está dando a los productores de estos berries.

Atendiendo a la definición de Fertirrigación, esta es la dosificación de nutrientes, aplicados en solución directamente al agua de riego, al ritmo que el cultivo los necesita y siguiendo la curva de absorción de cada elemento (nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y microelementos).
Tiene la función de poner a disposición de la planta los elementos necesarios para su correcto desarrollo, teniendo en cuenta también los suministrados por las reservas naturales del suelo y por el agua de riego. Esto supone un proceso sostenible pero complejo, debido a la gran cantidad de factores que intervienen en él.

Fertirrigación en Arándanos: Conceptos básicos en la provincia de Huelva
En Gat recomendamos manejar concentraciones, es decir trabajar con una disolución nutritiva equilibrada que permita a la planta tomar lo necesario en cada momento, dicho de otro modo trabajar con la relación Abono/Agua.
Esto nos permite un mejor control de la conductividad eléctrica CE y de la salinidad, al existir un menor riesgo por la concentración de elementos nutritivos en un mismo abono.
 §  Mantener los equilibrios requeridos entre nutrientes, sin cambios bruscos para la planta, asegurando su óptima asimilación sin antagonismos.
 §  Asegurar que cada riego suministre todos los nutrientes necesarios para la planta, según la etapa de desarrollo del vegetal, obteniendo así una optimización del uso de fertilizantes.
 §  Controlar el pH del agua de riego, facilitando el mantenimiento de los sistemas de riego. pH < 6,5 favorece la disponibilidad de nutrientes y favorece el desarrollo.
 §  Controlar las fuentes o formas de fertilizantes elegidos según el equilibrio final que queramos aplicar.
 §  Relación nitrato/amonio: Si necesitamos mantener el pH de la solución del suelo aplicaremos más nitratos, y si necesitamos bajarlo más amonio.
Según Wild (1992): “Las plantas de arándanos se desarrollan indistintamente con amonio o nitrato, siempre que se mantenga el pH adecuado en la solución del suelo. Cuando aumentan el consumo de potasio no poner mucho amonio para favorecer la absorción del catión potasio o calcio y no provocar antagonismos de absorción, la absorción de nitratos estimula la absorción de cationes”.
 §  Vigilar los antagonismos: entre potasio, calcio y magnesio (K– Ca – Mg) y entre fósforo y microelementos.
 §  El arándano es una planta calcífuga, es decir no tolera niveles altos de bicarbonatos en la solución del suelo. Pero en aquellas zonas en las que no tenga calcio ni en agua de riego ni en suelo es necesario su aportación en la fertilización. Para mejorar su máxima absorción hay que favorecer la evatrotranspiración, no generar stress que provoquen cierres estomáticos, aplicar un riego adecuado, no acumular sodio ni cloro y no mantener una CE alta en zona de absorción radicular.
 §  El sulfato como nutriente no es necesario al no ser un nutriente esencial, tan solo se aplicará en los casos en los que se quiera bajar el pH.
 §  En la fertirrigación es muy importante el manejo del riego, incluso más importante que el fertilizante elegido, así como manejar las relaciones óptimas entre nutrientes.
 §  Vigilar las interacciones de los fertilizantes con su agua de riego y con su suelo.
 §  Realizar un seguimiento para ajustar la solución nutritiva que apliquemos en cada momento del cultivo con análisis de agua de riego, de la solución fertilizante real, y de la solución del suelo en las raíces activas y en drenaje.
 §  Optimizar es aplicar una fertilización para cada caso: Fertirrigación “a medida” de cada cultivo, variedad, momento fenológico, suelo, agua de riego y condiciones climáticas.

Tipos de abonos para fertirrigación de Arándanos.
La utilización de Abonos Líquidos en arándanos presenta la ventaja de una mayor comodidad en su manejo, al no tener que solubilizar ni mezclar, y facilita, a su vez, una dosificación más exacta y sencilla, proporcionando una asimilación más rápida para la planta. Los abonos líquidos presentan además la ventaja de facilitar el control de pH y el mantenimiento de los goteros por una menor obturación de los mismos.
El uso de fertilizantes líquidos “a medida” hace posible dar una respuesta óptima a las necesidades de la planta. A esto se suma, al suministrar con una o dos soluciones de abono servidas en el cabezal de riego, todos los nutrientes, sin necesidad de manipular ácidos ni fertilizantes sólidos, ahorrando trabajo, costes y peligros.

Sistema Gat para Arándanos: Soluciones innovadoras
En Gat le ofrecemos soluciones prácticas y a medida, optimizando su cultivo con nuestro sistema para Arándanos.
Descubra las  múltiples ventajas para su negocio al usar fertilizantes líquidos Gat Fertiliquidos.
  
Departamento Agron ómico.
Gat Fertilíquidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario